Get Adobe Flash player

Generoso misionero, servidor del Evangelio y de la Iglesia

misioneroBolivia Misionera 15.5.2012// Benedicto XVI, al conocer con tristeza la noticia del repentino fallecimiento del Padre Massimo Cenci, subsecretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, participa espiritualmente en el luto de este dicasterio, recordando la generosa aportación de este misionero a la misión evangelizadora de la Iglesia.

Radio Vaticana, informa que primero estuvo como misionero en Brasil, durante varios años, y luego al servicio de la Santa Sede, destaca el telegrama firmado por el Cardenal Secretario de Estado de Benedicto XVI y enviado, en nombre del Papa, al Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Card. Fernando Filoni.

El Padre Massimo Cenci, misionero del Pontificio Instituto para las Misiones en el Exterior, tenía 68 y falleció repentinamente, mientras dormía, la noche del pasado viernes, coincidiendo con el día en que se cumplían 37 años de su ordenación sacerdotal. El telegrama con las condolencias del Santo Padre asegura sus fervientes oraciones de sufragio al Señor, por el alma del misionero fallecido, encomendándolo a la maternal intercesión de la «Virgen Santísima Reina de las Misiones».

Con estos sentimientos, Su Santidad invoca para el Padre Massimo Cenci el premio prometido a los fieles servidores del Evangelio e imparte su bendición al Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, al secretario y al secretario adjunto de la misma así como a todos los que trabajan en este dicasterio, nacido hace casi cuatrocientos años con el nombre de Propaganda Fide.

Recordamos que la tarea específica de la Congregación vaticana - de la que el Padre Massimo Cenci era subsecretario desde el año 2001 - ha sido siempre la propagación de la fe en todo el mundo, con la competencia específica de coordinar todos los esfuerzos misioneros, de dar directrices a las misiones, de promover la formación del clero y de las jerarquías locales, de fomentar la creación de nuevos Institutos misioneros y de proporcionar apoyo material a las actividades misioneras. Este dicasterio representa el instrumento ordinario y exclusivo del Santo Padre y de la Santa Sede para el ejercicio de la jurisdicción sobre todas las misiones y la cooperación misionera.